miércoles, 9 de enero de 2008

Decisor

¿Quien no ha escuchado o leído alguna vez esta palabrita?, pues casi todos la hemos visto colarse por algunos textos, especialmente en aquellos que tratan sobre temas económicos y de mercadeo, es decir que la palabreja puede haber nacido por esos ámbitos y ha ido trasladándose hacia otras áreas con gran éxito. Dentro de ese contexto el decisor es aquel que decide en parte o la totalidad de la compra de determinada institución o empresa, al pasar al ámbito político se traduce como aquel que toma las decisiones dentro de los aspectos llamados importantes ya sea en el caso de la salud, educación u otro dentro de las funciones del estado, los decisores son también llamados “tomadores de decisiones” al que también se le puede reconocer como el responsable político.
Revisando el Diccionario de la Real Academia Española nos encontramos que esta palabra no existe, es decir que aún no está aceptada, solamente encontramos “decidir”, “decisorio” y “decisión”, como sigue:

decidir. (Del lat. decidĕre, cortar, resolver).

1. tr. Cortar la dificultad, formar juicio definitivo sobre algo dudoso o contestable. Decidir una cuestión.
2. tr. resolver (tomar determinación de algo). U. t. c. prnl.
3. tr. Mover a alguien la voluntad, a fin de que tome cierta determinación.

decisorio, ria. (Del lat. decīsus).

1. adj. Que tiene virtud para decidir.
□ V.
juramento decisorio

decisión. (Del lat. decisĭo, -ōnis).

1. f. Determinación, resolución que se toma o se da en una cosa dudosa.
2. f. Firmeza de carácter.

Vemos aquí que lo más cercano a nuestra palabra en cuestión es “decisorio” el cual es un adjetivo. Pero, ¿de dónde sale decisor?, realmente no se sabe en qué momento se empezó a usar ni de donde vino, se cree que deriva del inglés decider que designa a una persona que física o moralmente tiene el poder de decisión, otros afirman que se trajo desde el francés décideur que en este caso es el “responsable”. En todo caso me parece pertinente el uso de este vocablo ya que además de útil ya tiene precedentes como oir-oidor, agredir-agresor o interceder-intercesor. En el campo en el cual trabajo, la salud, se usa mucho “tomador de decisiones” pero hace un tiempo se ha empezado a usar con fuerza el neologismo “decisor”, lo cual me parece válido tanto por los antecedentes como por su utilidad, claro que quienes decidirán finalmente si la palabra se queda o se va son los usuarios, puesto que el uso continuo de este vocablo hará que finalmente sea aceptado por la RAE.

9 comentarios:

viviana dijo...

Pues así es el lenguaje: hoy no se usa, mañana sí; hoy es un barbarismo, mañana es aceptado. ¡Es que está vivo!

Daniel dijo...

...está vivo pero ¡ay, cómo lo estamos matando al pobre...!

Anónimo dijo...

Está vivo y me va a matar! con palabras así!
Cuando la ví en un apunte sobre economía no lo pude creer, por eso busqué en internet (en el diccionario de la RAE) y en google para ver que aparecía y llegué a este blog.
Mi mayor problema es que fonéticamente me cuesta reconocer la palabra. Con esto quiero decir que no me baso en las reglas de la lengua para aceptarla, incluso intercesor también me suena mal. Prefiero escribir "aquel que intercedió" que aunque tenga que escribir más, me parece mejor escrito. No nos olvidemos que por facilitarnos las cosas es que terminamos aceptando vocablos que seguramente no serían aceptados si fuéramos más estrictos.

Deep dijo...

No todas las palabras castizas están, ni tienen por qué estar, en el diccionario. El DRAE incluye, como puede comprobar, el sufijo "-or", que "[e]n adjetivos y sustantivos verbales, significa 'agente'. Aparece en palabras heredadas del latín. Censor, defensor, lector, cantor. Y en otras creadas en español. Revisor, reflector". En consecuencia, decisor es una palabra lícita.

Por otra parte, tiene usted un error al referirse al diccionario de la Real Academia de la Lengua, porque tal entidad no existe. El nombre correcto es Real Academia Española.

Saludos,

DeepField

Daniel Cárdenas-Rojas dijo...

Gracias por su comentario, tiene Ud. razón, me disculpo por el error. Corrección realizada.
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, la verdad es que las personas de empresariales, economía y hasta leyes, por no decir ciencias y artes, ni leen ni escriben ni se interesan por si RAE regula o indica con otras obras como la Gramática o la Ortografía. Y la gente escasa y desilusionada de filoso-yerbas pues solamente nos deprimimos más al ver que no nos fuman y no les interesa y como quieren 'verse como en la tele', yanki, claro, pues they don't care, they just write as they kan. O sea como en MEX se dice: son pochos (en España eso es cuando la fruta está golpeada y presenta 'moretones' o magulladuras. Bueno un saludo.
Pero es como toda la banda inculta de informática que cree que se dice accesar (to access, y no acceder, y mucho menos creen que ambas provienen ya del latín (la palabra inglesa y la española), y dicen que el inglés -mal hablado- es el nuevo latín... para que vean que no sólo los mexicanos son malinchistas, jajajaj ánimo

BBAD dijo...

Que gracioso, ahora no se si soy decisor de haber hecho esta entrada, o si fui decididor, pero decisivamente la hice

BBAD dijo...

y con respecto al comentario de viviana, no me parece mal la incorporación de neologismos, aún los que no tienen un antecedente historico, puesto que de no haber incurrido en ellos quizas nuestro lenguaje se habría limitado al mero uso de algunas expresiones foneticas, pero si estoy de acuerdo en las deformaciones del lenguaje que en vez de sumar restan, y son mas bien en cuanto a la construcción gramatical de las frases.

Saludos

Cristian Lenisa

Anónimo dijo...

La verdad es que llegué aquí porque estuve buscando la palabra DECISOR en el DRAE, y como todos saben ya, no está registrada. Considero que la palabra es útil y que no afecta en nada a nuestra lengua española, al contrario la enriquece, pues tendría una palabra para definir a alguien que es responsable de tomar decisiones o decidir sobre algo y se haría con una sola palabrita y no utilizando una larga frase. El poder de síntesis es muy importante en la vida actual y para muchos textos, por lo que sí le veo la utilidad y desde el punto de vista fonético no la encuentro chocante, como el caso de intercesor (¡esa sí que no me suena ni un poquito!). El lenguaje es algo vivo y debe irse modificando, renovando y enriqueciendo en la medida en que lo hace la humanidad y eso no quiere decir que se destruya el lenguaje, por el contrario ¡lo mantiene vivo!

Mis saludos para todos...